Cómo Desarrollar Inteligencia Interpersonal en 8 Pasos

La clave para llevarse bien con una variedad de personas es centrarse primero en ellos y sus reacciones y luego en uno mismo. La inteligencia interpersonal requiere que tengas una serie de habilidades interpersonales y diferentes enfoques sabiendo cuándo usar qué con quién.  El resultado radica en la facilidad de las interacciones en las que tanto tú como las otras partes consiguen lo que quieren.

En este post te enseñaremos cómo desarrollar inteligencia interpersonal a través de  consejos fáciles de seguir.

Una persona que posee una inteligencia interpersonal elevada se relaciona bien con todo tipo de personas, establece una relación adecuada, crea relaciones constructivas y eficaces, utiliza la diplomacia y el tacto y puede desactivar cómodamente incluso situaciones de alta tensión. Para ello necesita tener la capacidad de comprender a los demás y saber expresar sus sentimientos, opiniones y deseos de una manera asertiva que no ofenda a los demás.

Por otra parte, una persona que no tiene una inteligencia interpersonal elevada se relaciona con dificultad con las personas, puede no establecer relaciones fácilmente – puede carecer de accesibilidad o de una buena capacidad de escucha, no se toma el tiempo de establecer una relación interpersonal, puede ser demasiado brusca y directa a veces, puede precipitarse a juzgar a los demás, puede ser arrogante, puede no leer bien a los demás, puede congelarse o entrar en pánico ante un conflicto o atacar y criticar a los demás, puede ser tímida o puede carecer de confianza en los demás.

Todos queremos tener relaciones interpersonales armoniosas y llevarnos bien con los que nos rodean, pero a veces las personas tienen la tendencia, como cuando se enfrentan a conflictos o dificultades en el trato con los demás, a culparlos en lugar de pensar en su propia contribución y en las formas de mejorar la calidad de sus relaciones.

Pero hay algunas actitudes y comportamientos que pueden ayudar a mejorar esta capacidad:

Ser flexible interpersonalmente

Todos sabemos que las personas son diferentes. Lo físico es fácil de ver. Notamos el peso, la altura, el color de los ojos y así sucesivamente. Ciertas características personales también son fáciles de ver: racional / emocional, cerrado y frío / abierto y cálido, presentable / descuidado.

Otras características son más difíciles de leer: si una persona está motivada o no, los valores personales, la integridad, la justicia. Para entender las diferencias entre las personas, primero hay que mirar lo obvio.

¿Qué es lo primero que hace una persona? ¿Qué es lo que destaca cuando habla? ¿Cuál es su estilo de interacción? ¿Es agresivo? ¿Suave? ¿Se centra en los hechos? Para averiguarlo, intenta observar qué valores, creencias y emociones se esconden detrás de sus palabras.

Para llevarse bien con la gente, hay que aprender a notar sus diferencias, aprender a tratarlas de acuerdo a esas diferencias, aceptar su estilo personal y no tratar de cambiarlas.

Adapta tu enfoque para que se ajuste al estilo personal o a las necesidades de los demás.

¿Su estilo facilita las interacciones sociales o no? Las personas que tienen un bajo nivel de inteligencia interpersonal son arrogantes, insensibles, distantes, demasiado ocupadas para prestar atención a otros a los que desvalorizan, y que se sienten rechazadas, enojadas, socavadas. Ofrecen respuestas, soluciones, conclusiones, declaraciones o dictados. No escuchan y tienen reacciones agudas.

Si no quieres ser así, aprende a leer a la gente. ¿Notas cuando la gente se siente incómoda a tu alrededor? ¿Cómo reaccionan? ¿Retroceden? ¿Se tropiezan con las palabras? Piensa en el mejor enfoque que puedas tener, poniéndote en el lugar de la otra persona e imaginando lo que más le conviene.

Rompa el hielo

Los primeros tres minutos son esenciales porque marcan el tono. Se forman las primeras impresiones. Sea abierto y accesible, haga que la gente se sienta cómoda, inicie la relación, escuche, comparta, entienda. La gente que tiene este enfoque generalmente tiene acceso a más de un tipo de información porque hacen que otros, al ser abiertos, también se abran.

Ser un mejor oyente en lugar de apresurarse a juzgar

Las personas que tienen habilidades interpersonales son muy buenas para escuchar. Escuchan para entender y toman la información para seleccionar su respuesta. No interrumpen a los demás, hacen preguntas aclaratorias, no juzgan instantáneamente, asienten y repiten lo que la otra persona ha dicho para indicar que lo han entendido.

Maneja tus no-verbales si quieres mostrar un interés genuino

Las personas con alta inteligencia interpersonal parecen estar abiertas y relajadas. Sonríen, están tranquilos, mantienen un contacto visual constante, asienten con la cabeza mientras la otra persona habla. Tienen una posición corporal abierta. Hablan en un tono pausado y agradable. Evita hablar demasiado rápido o enérgicamente, usando un lenguaje fuerte o cargado de detalles.

Tenga cuidado con las señales que muestran falta de interés, como mirar el reloj o adoptar una actitud que demuestre que está ocupado y no está disponible.

Haga el primer movimiento aunque sea tímido

¿Le falta confianza en sí mismo? ¿Generalmente se reprime y deja que otros tomen la delantera? ¿Tiene miedo de cómo reaccionará la gente? ¿No está seguro de sus habilidades sociales? ¿Quieres parecer no tímido aunque estés temblando por dentro? Sé el primero en saludar, mantén el contacto visual. Haz la primera pregunta.

Fija un objetivo para conocer a la gente en diferentes circunstancias, descubre lo que tienes en común con ellos. Inicie interacciones sociales tan a menudo como sea posible. Fíjese si es tan difícil como lo imaginó, si alguna de esas cosas malas sucedió. La única manera de que la gente sepa que eres tímido es si se lo dices a través de tus acciones. Observa lo que hace la gente que no es tímida que tú no haces y luego practica esos comportamientos.

Si las circunstancias te obligan a interactuar con gente que no te gusta, adopta una actitud neutral

Piensa en sus puntos fuertes y si tienen algo en común. Ponga sus juicios en espera, escuche, haga preguntas, como lo haría con cualquier otra persona. Un observador no debería ser capaz de saber si estás hablando con un amigo o con una persona que no te gusta. Puedes hablar menos y hacer más preguntas, pero evita criticar.

Si te conviertes en un blanco fácil, cambia las interacciones tensas a tu favor

¿Qué haces cuando te atacan? ¿Cuando no le gustas a alguien? ¿Cuando todo el mundo está enfadado y molesto? Deja que los demás ventilen la frustración, desahogaos, pero no reaccionéis entrando en este juego.

Escuche, haga preguntas aclaratorias, pregunte qué puede hacer para ayudar, reafirme su posición para señalar que ha entendido, pero no reaccione. No juzgues. Espera hasta que termine de hablar. Cuando el otro tome una posición rígida, no lo rechaces. Pregúntele por qué lo hace, cuáles son los motivos detrás, qué lo provocó. Separa a la persona del problema. Mantén la calma aunque la otra persona haya perdido la calma.

En respuesta a un ataque siempre puedes elegir no decir nada. La gente normalmente responderá diciendo más, revelando sus verdaderas intenciones.

Deja un comentario