Cómo se Puede Desarrollar la Inteligencia Emocional – 5 Tips

¿Alguna vez has notado tus sentimientos? ¿Con qué frecuencia te has puesto en el lugar de los demás y has experimentado sus emociones? ¿Qué tan bien entiendes lo que sientes y por qué te sientes así?

La Inteligencia Emocional es la habilidad de nuestra mente para percibir, manejar y expresar emociones de manera efectiva en la vida real. Así que en esta oportunidad de vamos a enseñar cómo se puede desarrollar la inteligencia emocional para tener mayor equilibro con tus emociones.

Jack Mayer y Peter Salovey (1990) definieron la Inteligencia Emocional (o I.E.) como la habilidad de regular los sentimientos y usarlos para guiar nuestras acciones.

Al igual que el coeficiente intelectual, la inteligencia emocional varía de una persona a otra. Mientras que algunas personas están dotadas de nacimiento en la forma de entender y tratar a las personas, otras pueden necesitar ayuda para desarrollar sus habilidades emocionales.

Dominar el lenguaje de las emociones nos ayuda a mantener nuestras relaciones tanto personales como profesionales. La inteligencia emocional puede potenciar la mente y hacernos felices y contentos.

Una persona bien equilibrada, empática y amistosa es más consciente emocionalmente que un individuo desmotivado y sin empatía. Los estudios de Daniel Goleman ilustraron la necesidad de tener una persona emocionalmente inteligente:

  • La capacidad de reconocer sus propias emociones
  • La capacidad de relacionarse con las emociones de los demás
  • La capacidad de escuchar activamente a los demás
  • La capacidad de participar activamente en la comunicación interpersonal y entender las señales no verbales de la conducta
  • La habilidad de controlar los pensamientos y sentimientos de uno…
  • La capacidad de manejar eficazmente las emociones y expresarlas de una manera socialmente aceptable
  • La capacidad de recibir las críticas de manera positiva y beneficiarse de ellas
  • El poder de perdonar, olvidar y seguir adelante racionalmente

¿Cuántas de las cualidades anteriores puede relacionar con usted mismo?

En este artículo, intentaremos descubrir las implicaciones prácticas de la inteligencia emocional y discutiremos cómo usarla para una vida sana y saludable.

5 maneras de desarrollar la inteligencia emocional

El desarrollo de la inteligencia emocional implica el desarrollo de un conjunto de cualidades innatas que nos ayudan a mejorar nuestro bienestar mental en el día a día. Aquí hay cinco maneras sencillas que podemos seguir además del entrenamiento profesional de I.E. para desarrollar nuestra conciencia afectiva de manera óptima.

Identificar las emociones negativas

Cuando podemos etiquetar las emociones que nos derriban, es menos probable que nos abrumen las adversidades externas y agoten nuestra energía mental.

¿Se pregunta por dónde empezar? Aquí hay algunos trucos fáciles que facilitarán la tarea:

Cuando alguien te molesta o usa palabras duras, no reacciones inmediatamente. Retírate de la situación acalorada y tómate un tiempo para reunir tus pensamientos y «elegir» tus respuestas sabiamente.

No saques conclusiones precipitadas. Revisa tú mismo el momento en que los pensamientos negativos empiezan a enturbiarse.

En un momento de angustia, especialmente en los conflictos interpersonales, dedique unos momentos a mirar el asunto desde la perspectiva de la otra persona. Trate de ponerse en su lugar y entienda qué hizo que la persona se comportara de esa manera. Note cómo su actitud cambia en el momento en que comienza a sentir empatía.

Autoevaluación

Antes de observar y comprender a los demás, obsérvese a sí mismo. Para desarrollar la Inteligencia Emocional, debemos aprender a evaluarnos objetivamente y mirar nuestras acciones a vista de pájaro. Desafía tus pensamientos haciéndote regularmente preguntas como:

¿Estoy pensando de la manera correcta?

¿Debería haber usado esas palabras hoy?

¿Cómo habría reaccionado si estuviera en su lugar?

¿Existe otra manera de ver el asunto?

¿Estoy en el camino correcto?

¿Es mi familia feliz conmigo?

Los encuentros frecuentes con el yo aumentan la percepción, crean humildad, y juntos contribuyen a construir el E.I.

Autoexpresión

Las personas que pueden identificar y expresar sus pensamientos de manera efectiva y más aceptable socialmente suelen tener un alto nivel de inteligencia emocional y autoeficacia (Mayer, 1996).

La autoexpresión significa centrarse en una comunicación más fuerte y mejor con los demás, transmitir nuestros pensamientos de forma natural y comprensible, y atender a una solución con comunicación.

Manejo del estrés

Estudios recientes han indicado que las personas con claridad emocional y conciencia son mejores que otras para manejar el estrés. Especialmente en el lugar de trabajo, el estrés y el agotamiento causan una marcada degradación en nuestras capacidades emocionales generales e influyen en la forma en que respondemos a ellas.

Las personas que logran un éxito tremendo en su vida profesional no lo consiguen sólo porque son buenos en el trabajo, gran parte del éxito es el subproducto de su conciencia emocional y de sí mismos (Schuler, Dowling & De Cieri, 1993).

La exposición prolongada al estrés sin estrategias eficientes de afrontamiento puede abrirnos a una plétora de problemas de salud mental.

El método más útil para reducir el estrés es usar conscientemente nuestros sentidos y permanecer cerca de la naturaleza (Bunzenmeyer).

Simples técnicas de manejo del estrés como las siguientes también pueden hacer una diferencia significativa en el manejo de las dificultades sin agotarse:

Salpicarse agua fría en la cara después de un encuentro estresante y volver al trabajo después de eso. Las condiciones frías suelen ayudar a reducir los niveles de ansiedad y dan una sensación de frescura.

Tómese un descanso del trabajo cuando el estrés laboral afecte a su bienestar mental y emocional. Salga con su familia y dedique un tiempo de calidad para recuperar la comprensión y volver a combatir el estrés de manera más eficaz.

La empatía como un hábito diario

La empatía es el poder de ver el mundo con los ojos de los demás.

Es un aspecto esencial de cualquier área de investigación relacionada con la salud mental (Larson, Yao 2005). Relacionarse con los pensamientos de los demás y comprender lo que puede haber influido en su comportamiento es un hito importante en el desarrollo emocional (Reynolds B 1994).

La empatía comienza en el hogar. Los actos de bondad aleatorios como una nota de agradecimiento, una pequeña ayuda que ofrecer o una conversación abierta de corazón a corazón es todo lo que se necesita para poner el pie en una vida empática.

Incluso en el lugar de trabajo, escuchar a un colega sin juzgarlo, o aceptar palabras duras de alguien que sufre de estrés, puede construir significativamente nuestra inteligencia emocional y social, fortaleciendo así los lazos interpersonales.

Deja un comentario