Cómo Controlar las Emociones Para Niños en 3 Pasos

Imagina que estás sentado en un semáforo, esperando que cambien. Ya llegas 10 minutos tarde a recoger a tus hijos de la escuela y te pones cada vez más ansioso a medida que pasa el tiempo.

El semáforo cambia a verde pero la persona que está en el coche de delante no se mueve y puedes ver que está al teléfono. Puedes sentir tu sangre hirviendo mientras la furia del camino se instala. Pero en lugar de ir hacia el otro coche, respiras profundamente y te calmas.

Tu capacidad para regular tus emociones no es algo con lo que hayas nacido. Es una experiencia de aprendizaje que puede tomar algunos años para dominar (¡y algunos de nosotros nunca lo hacemos!). Pero también es una lección que puede poner a prueba incluso al más paciente de los padres mientras intentan comprender por qué su hijo está perdiendo la cabeza.

Los niños empiezan a entender las etiquetas de sus propias emociones y las de los demás cuando los padres y educadores les hablan de los sentimientos que otras personas expresan en diversas situaciones, así que aquí te enseñaremos cómo controlar las emociones para niños.

Los niños pequeños generalmente tienen dificultades para saber cómo se sienten y cómo decirle a la gente que los rodea lo que está mal. Pero en general, los niños cuyas experiencias de aprendizaje temprano han sido positivas asumen que sus relaciones con los demás serán las mismas.

Las experiencias positivas funcionan en el cerebro de un niño para que tenga las habilidades y la confianza para tener y disfrutar de grandes relaciones. El estrés y las experiencias desafiantes pueden funcionar de manera opuesta y tener un efecto negativo en las relaciones futuras.

Los bebés aprenden a lidiar con el estrés desde muy temprano. Se les sostiene y se les mece y, finalmente, se calman. Sin embargo, a medida que crecen y las cosas no son tan sencillas, se hace más difícil comprender lo que sucede en el mundo y cómo pueden afrontar ciertas situaciones.

Leer Mas  Terapia de aceptación y compromiso en Badajoz: Aprendiendo a vivir plenamente

Las investigaciones demuestran que comenzar el entrenamiento emocional a una edad muy temprana puede tener beneficios. Los resultados de la demostración del impacto de los cuidados de Head Start muestran que es posible enseñar a los niños de preescolar a controlar sus sentimientos y regular su comportamiento. Esas habilidades sociales y emocionales mejoradas pueden ayudarles a pasar más tiempo dedicado al aprendizaje.

La investigadora Pamela Morris dice que la investigación muestra que los niños que se animan a hablar de sus emociones, y los que están en aulas positivas y felices, tienen mejor rendimiento para la resolución de conflictos emocionales y son menos agresivos.

Otra buena noticia para los padres es que pasar un poco más de tiempo con su hijo puede conducir a menos berrinches y a un día más feliz.

Dice que hay muchos resultados positivos asociados con la denominación de las emociones, desde una mayor capacidad para regular sus emociones hasta disfrutar de mejores amistades al mejorar sus habilidades sociales.

Dice que una vez que los niños pueden reconocer sus propios sentimientos, pueden empezar a empatizar con otras personas.

Tres pasos para controlar las emociones

Paso uno

El primer paso es animar a los niños a que piensen en cómo se sienten diciendo «suena como si estuvieras (enfadado, disgustado, feliz)». ¿Es eso cierto?» O «Puedo ver por tu cara que eres… “

Nombrar los sentimientos puede animar a los niños a entender lo que sienten y por qué se sienten así.

Paso dos

En segundo lugar, hablar de las emociones en el contexto de los otros niños a su alrededor.

Los padres pueden hablar con los niños sobre lo que sienten y lo que los demás sienten y expresan durante el día.

Por ejemplo: «Estás sonriendo. Creo que eres feliz con ese juguete» y «Mira a Sophie, se está riendo. Creo que es feliz jugando con esos bloques».

Paso tres

En tercer lugar, podrías crear un póster con caras que muestren diferentes emociones y hablar con tu hijo sobre ellas. Las tarjetas podrían tener expresiones como la ira, la felicidad, la alegría y el asco.

«Estas actividades abren muchas oportunidades para la enseñanza intencional y la planificación a propósito para activar el lenguaje emocional de los niños y la expresión prosocial de las emociones», dice Greg.

Leer Mas  Superando la pérdida: Descubre la terapia de duelo en Málaga

Emociones por grupos de edad

Niños de 2 a 3 años

Los niños comenzarán a aumentar la comprensión y el uso del lenguaje relacionado con las emociones y comenzarán a etiquetar los sentimientos que ven en los demás. Por ejemplo «Mamá está feliz ahora».

Niños de 4-5 años

Estos niños tienden a etiquetar sus propios sentimientos y los de los demás basándose en sus expresiones faciales o en el tono de voz. Uno forma de enseñarle los tipos de emociones, puede ser mostrándole fotos de personas con cara de tristeza o enfado para que el niño las vaya aprendiendo.

Para niños en edad escolar

Los niños empiezan a usar un lenguaje más complejo para expresar su comprensión de los sentimientos y sus causas.

Mientras enseñas a tus hijos a nombrar y regular sus emociones, habrá momentos en los que se perderán totalmente. No hay duda de que lidiar con los berrinches es uno de los aspectos más desafiantes de la paternidad. Pero hay algunos consejos que pueden ayudar.

Consejos para los padres que manejan niños que muestran comportamientos desafiantes

  • Si se siente frustrado, tómese un tiempo para calmarse. Sea un modelo a seguir y enseñe a sus hijos cómo deben actuar.
  • Asegúrese de que el niño esté a salvo de cualquier daño.
  • Una vez que estén tranquilos, hable con ellos sobre cómo se sienten, sobre sus emociones y sobre lo que deben hacer si vuelven a sentirse así.
  • Ponga un nombre a sus emociones para que puedan registrarlas.
  • Déles el modelo de comportamiento para expresar la emoción, es decir, explíquele que cuando se sienta enojado la forma de actuar es manifestándolo para buscar una solución.

Muestra empatía y comprensión. Harás tu mejor trabajo ayudándoles a manejar sus emociones siendo estable y tranquilo.

Deja un comentario

Hola! ¿Necesitas ayuda psicológica?